Suspender Exámenes es Bueno

Bueno, la verdad es que me han pasado tantas cosas desde que no nos escribimos, que casi no sé ni por dónde empezar.

Antes que nada, aunque probablemente empezaremos estos días con una fiebre de emails acerca de Londres, me gustaría que me contases  qué tal te han ido los exámenes -si mal no recuerdo habrás terminado cuando leas esto…- así que ya sabes…

Yo he dejado dos para Septiembre, pero como supongo que eso te dirá bien poco, te lo completo diciendo, que aún así, estoy contento. No por mis esfuerzos ó méritos, que han brillado por su ausencia, sino porque estoy completamente seguro de que voy a aprender un montón de la experiencia que he vivido este año.

Este año, ha sido increíble, aunque te pueda parecer raro, me alegro de al final haber suspendido varias, para darme cuenta de un montón de cosas ya te contaré en persona ó en otros emails

Dejando eso de lado, tengo que decir, que por lo que me ha contado Leticia hace poco por email a Nagore no le han ido mal las cosas, salvo por una que tenía dudosa…

Y poco más, porque la verdad es que acabo de salir de mi último examen, y tenía muchas ganas de escribirte, ya te contaré más cosas y con más calma.

Espero que no hayas perdido tu sonrisa (imposible) y que me regales una enorme dentro de una semanita, un abrazo.

PD: No, si al final esto de suspender exámenes es bueno y todo… la vida da muchas vueltas, y de todo lo malo siempre se puede sacar algo positivo.

En ocasiones un duro golpe en la vida es justo lo que necesitas para enderezar el rumbo y ponerte a echar a andar de nuevo, con firmeza y determinación.

¡Vamos, levántate y anda!